Liada con la Fisioterapia Geriátrica

Mayores

Mayores

Buenas… Yo soy la cuarta en discordia. Me llamo Ángeles y también trabajo diariamente con mis “Chicos de la Edad Dorada”.

¿Qué cómo terminé en Geriatría? Buena pregunta.

Pues bien, como todos los recién diplomados (salvo Olga, que es un poco rarita, jajaja), quería trabajar en fisioterapia del deporte, o neurología, o estar en un gran hospital viendo un montón de patologías, cuanto más variadas mejor.

Nunca, si soy sincera, me planteé trabajar con mayores. Lo primero porque en la facultad es un campo que estaba un poco olvidado. Pero, las casualidades de la vida, uno de mis primeros trabajos fue en una residencia. Y…

Descubrí una parcela de la fisioterapia que nunca me había planteado, donde descubrí que debes hacer un popurrí de todas las demás áreas, como trauma, neuro… Incluso se me mostró un campo tan descuidado -en fisioterapia-, como son los Cuidados Paliativos. En él, pocas son las veces que la fisioterapia está presente.

Y, la verdad es que me fui “enganchando”. Descubres al final que, aparte de dar tu tratamiento, sin darte cuenta te vas convirtiendo en su fisio, su confesora,… Y eso, por lo menos a mi, te llena.

Como dice mi compi Olga, no todo son sillas de ruedas, andadores y pañales. También podemos disfrutar con ellos cuando realizamos excursiones al campo, al cine o a los bolos ¡Es genial verlos disfrutar! Ya que muchas veces lo hacen por primera vez.

Todo ésto hace que merezca la pena la Fisiogeriatría y, por tanto, este blog donde me he embarcado junto con estos tres experimentados chicos.

La verdad, aún con miedo, estoy encantada de compartir esta experiencia.

Anuncios

El Tercer Mosquetero

Imagen

Aquí van 2 manos más de esas 8 de las que hablábamos.

Yo también soy diplomado en fisioterapia ( a este paso se van a creer que los mayores somos nosotros y no nuestros pacientes) y por cierto también tengo barba.

Una vez diplomado, allá por el 97, tuve la suerte de trabajar en un sociosanitario. Esa etapa duró 8 años y ha marcado, y mucho, mi carrera profesional. Allí es donde entré en contacto con el paciente mayor y donde nació mi vocación hacia la #fisiogeriatria.

Era joven, recién salido del horno de la Gimbernat. Llegué con mis planes de marcar el ritmo de mis tratamientos, de coger “el toro por los cuernos”…  rápidamente me di cuenta de que aquello no era así. Me encontré con un paciente complejo, que se sale de protocolos por su pluripatología, por sus características… un paciente único que me cautivó desde el primer día y que, como siempre debería ser, es el verdadero protagonista de su tratamiento. Un mundo donde la función cobra la mayor importancia y donde cada pequeño logro se puede convertir en un gran salto en la calidad de vida.

Hoy me decía una paciente, operada hace 3 semanas de una fractura de fémur, que hacía días que no la hacía caminar. Es verdad, la he acompañado en sus desplazamientos por la residencia, al baño… con una muleta. Ese es nuestro trabajo, recuperar funciones, no hacer caminar.

Como dice Olga no trabajo en la antesala del Tanatorio, sino con una serie de personas que quieren vivir lo que les queda al máximo de sus posibilidades. ¿No es lo mismo que queremos cada uno de nosotros? ¿Quien dice que les queda menos que a mí y en peores condiciones?. Son gente como tu y como yo pero que, por experiencia, sabe que hay que aprovechar lo que tienes aquí y ahora.Imagen

El futuro de la #fisiogeriatria pasa por el 2.0 (no es diferente a muchas otras profesiones o la fisioterapia en general), el compartir el conocimiento y experiencias. Esa es la razón por la que me embarco en esta aventura con estos grandes compañeros de viaje, para dar a conocer nuestro ámbito de trabajo.

Es mi primera experiencia con un blog y no sé de que acabaran hablando mis entradas, pero seguro que la difusión entre los compañeros fisioterapeutas (y demás profesionales sanitarios), la defensa del derecho de los pacientes independientemente de la edad cronológica y el trabajo en equipo estarán presentes.

Empieza la aventura!

Por cierto Olga, como somos 2.0 las cervezas nos las tomaremos en Madrid, durante el #2NFSR, cuando nos desvirtualicemos y, por primera vez, estemos los 4 alrededor de una mesa.

AQUÍ ME COLÉ

mayores y másYo soy un  par de esas manos que menciona Gabriel. Un par de manos que trabajan cada día con personas mayores.

No os aburriré con mi graaaaan curriculum vitae… Mejor os dejaré con las ganitas y la ilusión de descubrirlo… Bueno, si os aseguraré que soy fisioterapeuta diplomada. Para que os quedéis tranquilos.

A diferencia de mi compañero, el campo de la geriatría y la gerontología siempre me ha llamado la atención. Quizá para “arreglarme el futuro” jejeje. El caso es que pedí traslado, en cuanto pude, a una residencia. “¡Estás loca!” me dijeron. “Si tus pacientes tarde o temprano mueren” Menudo lumbreras este último. Acaso ¿Conocéis a un fisio que trate a alguno de los famosos “Inmortales”?… Ah, pues eso.

El perfil de mis pacientes se parece mucho a una planta de medicina interna hospitalaria, pero a lo grande. Has de trabajar dedicando neuronas a trauma, neuro, respi, reuma… Si, si, hay tanto trabajo que tienes que abreviar. Porque tengo, tenemos, trabajo para regalar.

Las personas mayores son cada vez más, están mejor, viven más años y quieren vivir en las mejores condiciones posibles. Todo un reto para una fisioterapeuta. Y más si esos mayores viven en una residencia de asistidos. Asistidos quiere decir que son personas dependientes para una, varias o todas las actividades de la vida diaria.

Me costó cambiar un poco el chip. Pues algunas de mis metas, que para otros ni llegan a picotear un neurotransmisor, son lo mismo que la oposición a notarías. Por ejemplo, el último reto aceptado es conseguir que Isabel pueda ir de manera independiente al baño. Ni más, ni menos.

Pero no penséis que trabajo en un mundo de sillas de ruedas, abuelos encamados, papillas y pañales. Para nada. Bueno si, pero no sólo eso. Es eso y mucho más.

Mis pacientes se van de excursión, juegan al parchís, salen con sus familias a comer, bajan a las fiestas del salón de actos o a tomar el sol a los bancos del paseo.

No trabajo en un antro triste, gris, ni la antesala del tanatorio. Trabajo en un centro lleno de vida, de limitaciones, de historias, de miedos y esperanzas. Me gustaría que lo conocierais un poco mejor.

Por todo ésto y más, me he dejado tentar por este pequeño gran proyecto de blog. Por todo ésto y por las cervezas. Estas últimas no han llegado todavía -pero no pierdo la esperanza-.

Una nueva aventura

Imagen

Situación: hombre barbudo, cuarentón, sentado frente pantalla del ordenador, con un  Word abierto, y en el Spotify sonando Love of Lesbian “1999”   

El hombre piensa en voz alta: “A ver…buscando el botón de “idiomas”…”español…menos mal que tengo el corrector…espero no hacer tantas faltas como en catalán…bueno, pues vamos allá…”

Y escribe:

“Hola a todo el mundo:

Soy Gabriel Liesa, diplomado en fisioterapia y dedicado al ámbito de la fisioterapia en geriatría y gerontología. Quizá alguno o alguna  me conozca por mi blog “El vell moviment: fisioteràpia i vellesa”, dónde expongo mis pensamientos relacionados con el mundo donde trabajo.

A raíz de ello, y de la locura del resto de miembros/autores de este blog, me encuentro inmerso en esta aventura de escribir a 8 manos (4×2), más las colaboraciones que se quieran apuntar, este blog dirigido a hablar, y hacer hablar, respecto al mundo amplio, increíble, apasionante, difícil, vocacional, futurible, presente y pasado, de la gente mayor.

Imagen

Como he explicado en alguna ocasión, cuando empecé a estudiar fisioterapia, mi idea era dedicarme al deporte (lleno de hormonas juveniles y más sólo que la una, pensaba en un equipo de vóley femenino…ya lo sé…sin comentarios) pero tuve la suerte de hacer prácticas en una residencia y también en una empresa que hacía domicilios, con lo cual, vi un poco de cerca la realidad de la gente mayor.

Imagen

A partir de ahí, la vida me ha ido alejando del deporte y acercándome cada día más a cómo poder mejorar la calidad de vida de la gente mayor, pensando ya en mi futuro más próximo.

Somos 4 locos que nos encanta el ámbito en el que trabajamos, y queremos compartir esa locura con todas y todos…ya os daréis cuenta que nos explicaremos de forma diferente y hablaremos de cosas diferentes, pero siempre alrededor de nuestra vocación, la fisioterapia, y nuestra afición, la gente mayor.

Un abrazo”

El hombre piensa en voz alta: “bueno…ahora toca apretar “guardar”…merda!! Era “guardar como”…ya esta…a ver si les gusta a Olga, Ángeles y Joaquin…que curioso, ahora en Spotify suena “un buen dia” de los Planetas  …buen presagio!!”