Fin de año

(Se recomienda la lectura del post con la canción de Vetusta Morla “Año Nuevo”)

Se acaba el 2014.

Con él se va todo un año de nuevos aprendizajes, un año más de experiencia que nos ayuda a realizar mejor nuestra tarea y a ser mejores personas.

Un año dónde se han ido residentes, pero nos queda el recuerdo de su trato y las enseñanzas de toda una vida.

Y ante nosotros aparece un horizonte nuevo. Doce meses apasionantes para poder aprender otra vez de nuevos errores y conseguir mejorar día a día, paso a paso.

Siguiendo la tradición de pedir cosas buenas al nuevo año, pediré doce deseos, uno por mes y por cada letra de nuestra profesión, emulando al gran fisioterapeuta Rabel Donat, @rdonat, en una entrada de su blog personal.

Doce deseos o más bien, doce ítems a tener en cuenta para este 2015, y en definitiva para siempre.

Ahí van mis deseos!! Espero compartir alguno con vostor@s

 

manos

F de formación: hay que seguir formándose en el campo de la geriatría para conocer más y mejor a nuestros residentes. Dar lo mejor de nosotros mismos

I de imaginación: sobre la base del conocimiento, hace falta tener imaginación para poder motivar y activar a nuestros residentes, con los pocos recursos que normalmente tenemos los que trabajamos en la residencia privada.

S de solidez: sólidos ante lo que no nos gusta y queremos cambiar. Solidez en nuestro saber y nuestra forma de ser, para poder cambiar la rutina.

I de intrepidez: Hace falta ser intrépido para luchar por aquello que creemos, y seguir proponiendo ideas nuevas, nuevas formas de actuar, de coordinar equipos, de trabajar, de atender. Hay que ser valiente.

O de ocupación: Este es el deseo más intenso. Que no nos falte trabajo, y más en el campo de la gente mayor, dónde tenemos un papel tan y tan importante.

T de tesón: Tesón para no bajar los brazos, para seguir creyendo en lo que hacemos y cómo lo hacemos. Tesón para que el desengaño, la rutina, los golpes bajos de la vida, no hagan cambiar nuestra forma de ser y de hacer.

E de ejemplo: tenemos que ser ejemplo. Para nuestros compañeros, para los otros profesionales de las residencias, para las familias y los residentes, tenemos que ser el ejemplo a seguir. No se puede predicar sin ejercer.

R de recuerdo: Recordar nuestros errores para aprender de ellos. Recordar nuestros éxitos para seguir avanzando.

A de actividad: Actividad física por doquier a nuestros residentes. En la capacidad en que puedan llevarla a cabo, que tengan actividad. El movimiento es vida.

P de presencia: presencia en los equipote trabajo, presencia en las decisiones de equipo, presencia en las direcciones de gestión. Hace falta que noten nuestra presencia.

I de ilusión: Trabajar en geriatría es sinónimo de trabajar con ilusión. Sea en las condiciones que sea, hace falta estar con ilusión. Así se piensa mejor.

A de amistad: Que no falte nunca la amistad. Fuera o dentro del trabajo, que no falte la amistad y el compañerismo. Como decía el poeta “lo importante no es llegar sólo y el primero, sino juntos y a tiempo”.

manos 2

 

De parte de Olga, Mari Angeles, Joaquin i un servidor, os deseamos un feliz 2015!
fin de año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s